viernes, 1 de julio de 2011

Simplemente.

Simplemente dejas pasar los días, las semanas, los meses, incluso los años. Se trata de no recordar, de intentar olvidar hasta tal punto que consigues engañarte a ti misma. Crees haberlo superado y en el fondo esta ahí, permanece todo en tu mente, y en tu corazón, pero no lo sabes, y sigues con tu falsa rutina. Te pasas el día esforzándote para no pensar en aquello que te duele, en todos esos recuerdos que te hacen sufrir, porque precisamente solo son eso, recuerdos. Sabes que nada volverá a su sitio, que las circunstancias han cambiado, por eso día a día vas muriendo por dentro, en silencio... Y cuando lo ves, olvidas todos esos esfuerzos para olvidar y consigue hacerte recordar y es tan bonito que crees que nada malo podrá suceder, pero nunca sabes qué es lo correcto y terminas, como siempre, arrepentida. Y otra vez debes volver a olvidar porque estás harta de sufrir, y piensas “esta vez no volveré a caer”, pero en el fondo sabes que no es verdad, que volveras a caer, te volveras a arrepentir, volverás a la misma rutina de siempre; hacer, sufrir y olvidar,entonces es ahi cuando un dia tienes que pensar en paralo definitivamente, y  mirar hacia otro lado del mundo, e intentar ver todo distinto a aquello que has estado sufriendo toda la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario